Deutscher Buchpreis

Un escritor debutante del este gana el Deutscher Buchpreis

Eugen Ruge, un físico de 57 años, guionista de teatro y escritor debutante de la antigua Alemania del Este, ha ganado hoy el Deutscher Buchpreis 2011. Su obra “In Zeiten des abnehmenden Lichts” (En tiempos de luz menguante) narra en 430 páginas una saga familiar de cincuenta años en la RDA. Alemania llevaba tiempo buscando una obra literariamente digna sobre la vida en la RDA, un tema muy politizado y vulgarizado, y parece que esta vez la ha encontrado.

La novela pasa, rozando y por encima, acontecimiento históricos como la fundación de la República Democrática Alemana, en 1949, la construcción del muro, en 1961, y el desmoronamiento del régimen, en 1989, sin detenerse en ellos. “No quería relatar cosas que ya han sido descritas cien mil veces”, explica el autor. “Preferí dejar agujeros que el propio lector rellena automáticamente”, dice sobre esos acontecimientos. “No he querido ofrecer un retrato completo y objetivo, lo que por otra parte sería vano porque sólo hay verdades personales selectivas y recuerdos de algunos”, explica Ruge en la edición de hoy del diario berlinés Der Tagesspiegel.

El mérito de Ruge es haberse metido en la mentalidad de tres generaciones, mostrando la complejidad de sus ideas, momentos y circunstancias de una forma plausible y convincente. Esa profundidad, así como el carácter conciso de una obra que se extiende temporalmente a lo largo de medio siglo y cuatro generaciones, es lo que ha convencido a muchos lectores del Este de la calidad de la novela, que comienza con la fundación de la RDA y acaba con los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Para ese ejercicio Ruge utiliza su propia experiencia familiar: narra la historia de sus abuelos, comunistas de primera hora, la de sus padres y la suya propia. La primera generación comunista estalinista, que se traga cualquier disconformidad por disciplina, la segunda generación que tiene una relación más compleja y matizada hacia el sistema, con dudas y reservas, servidumbres y consentimiento. La tercera generación que ya es completamente disconforme, crítica e inadaptada. El conjunto es esa “luz menguante” de creencias, cuya intensidad desciende generacionalmente hasta resultar en un derribo, que describe una cierta trayectoria nacional a través de la saga familiar.

Ruge nació en 1954 en los Urales, donde su padre estaba confinado. Su abuelo fue un comunista “fundador”, su padre un historiador comunista pero menos que le animó a estudiar física, una disciplina despolitizada, para alejarlo de las servidumbres ideológicas, y él emigró a Alemania occidental en 1988, un año antes de la caída del muro. Los personajes de la novela siguen ese rastro biográfico, que Ruge ha adornado con recursos de ficción bien complicados, por hacer referencia a familiares directos.

Tras la muerte de su padre, el historiador Wolfgang Ruge, en 2006, todo se hizo más fácil para el autor; “fue más fácil tratar a mis protagonistas, a mi familia, al mismo tiempo me sentí más libre para inventar y añadir aspectos”, explica.

En los años ochenta, siendo un veinteañero, sus previsiones eran que el sistema del Este acabaría convergiendo de alguna manera con el del Oeste, “en veinte o treinta años”, pero ese plazo era, prácticamente, toda su vida, y él ya estaba harto, así que se marchó. En 1988 logró un permiso oficial para visitar a un tío de Alemania Occidental con motivo del ochenta cumpleaños de aquél. El tío no era tal, lo que denota que la Stasi, la policía de Estado, no era tan perfecta, explica, pero el ardid funcionó y él utilizó el permiso para quedarse definitivamente en el Oeste. Un año después caía el muro.

Ruge dejó su profesión de matemático para dedicarse al teatro como guionista. En 1997 escribió una obra sobre la RDA, pero ha sido en su actual y primera novela donde ha descargado lo que tenía que decir. Aunque, ha puntualizado al recibir el premio, “en la novela hay mucho de teatro”.

La vida en Alemania del Este ha sido tema recurrente de la literatura alemana de los últimos años, y ha estado muy presente en el primer premio literario alemán. En 2009 otro escritor del Este, el joven Uwe Tellkamp, ganó el Deutscher Buchpreis con la novela La Torre, una plomiza obra de 800 páginas sobre los últimos años de la vida de la RDA narrada en Dresde desde la perspectiva de un joven. Entre las seis novelas finalistas de este año figuraba otra novela del Este, Das Mädchen (La chica), de la escritora Angelika Klüssendorf. El Deutscher Buchpreis, creado en 2005 y dotado con 25.000 euros, premia cada año la mejor obra en lengua alemana.

Dpto. de Alemán

EOI de Roquetas de Mar.

Etiquetado con: , , , , , , , , , , , ,