Comparación entre el alemán que cree saber y el que realmente sabe

Queridos alumnos. Tomen asiento.

El docente habitual de berlinología, el Prof.Shophenaua, no va a poder venir hoy a impartir la clase ya que se encuentra preparando la visita de una persona muy importante que nos visitará mañana en la Escuela Superior de Berlinología. Cuando digo una persona importante no me refiero al embajador de España en Berlin ni a ningún actor de paso en la cuidad con motivo de la Berlinale. Me refiero a una persona importante de verdad. Yo mismo no me podré quedar mucho tiempo ya que he de participar igualmente en estos preparativos.

La de hoy será un clase express en la cual les voy a presentar las conclusiones de un estudio que llevamos a cabo en mi Cátedra de Berlinologia Matemática hace algunos años y que esta de especial actualidad tras la polémica suscitada por la ultima clase de berlinologia “Emigrar a Berlin a la aventura“.

Si me gustaría advertirles, como siempre hago al inicio de mis clases, que en la Cátedra de Berlinología Matemática no exponemos conclusiones arbitrarias ni tenemos debates airados como pasa en otras cátedras. En mi cátedra las conclusiones que se exponen son demostrables mediante modelos matemáticos probados. Por decirlo con otras palabras, lo que voy a contarles hoy es la VERDAD.

Bien, entremos en materia. El estudio que hoy les presento tiene como objeto comparar la evolución del nivel de alemán del emigrante medio que comienza a estudiar el idioma de cero en Berlin con la impresión de dicho emigrante sobre su propio nivel.

Observen la siguiente transparencia:

aleman-realidad-impresion

El trazo azul corresponde al nivel real que el emigrante tiene. El trazo verde por su parte corresponde a la impresión del sujeto sobre sus competencias en la lengua de Ludwig Josef Johann Wittgenstein.

Los numeritos sobre el trazo azul representan eventos orientativos que les indican a ustedes que pueden hacer en cada instante de tiempo. Son estos.

1. Usted es capaz de pedir el pan en la panadería (le responden en ingles).
2. Usted es capaz de preguntarle al vecino de abajo si en su casa tampoco hay agua caliente ayudándose de la mímica.
3. Usted puede intervenir en una reunión de trabajo sobre un tema que conoce muy bien y que se le entienda minimamente.
4. Usted puede mantener una conversión telefónica fluida con el servicio técnico de su proveedor de intenet y acabar resolviendo el problema.
5. Usted puede ver la película Boxhagener Platz sin subtítulos y aguantar mas de media hora frente al televisor.
6. Usted puede llevar su coche al mecánico en Lichtenberg, explicarle claramente lo que le pasa y entender su respuesta al 80%.

A continuación les describiré las 4 fases en las que se divide el aprendizaje del alemán y que ustedes podrán relacionar con la trasparencia anterior fácilmente.

Fase 1: “Pues tampoco era para tanto”.

La primera fase es en la que se aprende mas rápidamente ya que el sujeto pasa de no saber nada a saber algo. Esto le puede llegar a crear la falsa impresión de que la derivada de la función tendrá un valor constante a lo largo de todo el aprendizaje, pero como les comento, es solo una falsa impresión

Fase 2: “Ich bin the best”

En esta segunda fase el sujeto está eufórico y puede llegar a pensar que tiene un nivel decente porque ha entendido una conversación en el tranvía o ha hablado con un nativo/a tras algunas copas en un bar en la Weserstraße (Neukölln). Falso nuevamente. Ojo! el consumo de drogas por las discotecas de Elektro y Minimal de Berlin puede alargar esta fase.

Fase 3: “Nunca voy a aprender este idioma”

Tras las 2 primeras fases positivas, esta fase representa la primera de las dificultades serias a las que que el estudiante de alemán ha de enfrentarse.
El paso de la fase 2 a la 3 se produce de un día para otro, coincidiendo normalmente con las primeras dificultades con la burocracia que impliquen hablar con un funcionario más de 2 minutos. Comienza en ese momento un época difícil, donde el estudiante se siente desorientado y puede tener tendencias suicidas. Es posible que el ingles medio-alto del estudiante haya empeorado con respecto al inicio, ya que el alemán que sabe ha ocupado partes del cerebro que es estudiante utilizaba anteriormente para hablar esta otra lengua. Esto solo crea mas desazón y regomello en el sujeto.

Pero… Si usted se encuentra en esta fase, nunca olvide que está en el camino correcto y que este es un purgatorio que ha de pasar. Esta usted haciéndolo bien! El 75% de la gente que comienza a estudiar alemán no llega tan lejos. Anímese.

Fase 4: “La gran llanura”

Esta es la ultima fase en la que por fin su impresión se aproxima a la realidad. Se llama “la gran llanura” porque usted puede pasarse meses o incluso años sin que vea grandes avances, ya que los avances son en esta fase muy lentos. Aun así, se avanza, aunque a veces no se tenga esa impresión.

Bien, hemos de ir terminando. Les dejo ein Paar de pinceladas sobre comentarios que se han oído ultimamente por el campus.

– “Llevo un año en Berlin, trabajando en ingles y hablo decentemente alemán”: 85% de probabilidad de estar en la fase 2.

– “¿2 años para hablar alemán? Si te lo propones puedes hacerlo en 10 meses … lo se por experiencia” – 90% de probabilidad de estar en la fase 2. 10% de probabilidad de haberse quedado en la fase 1.

– “En 6 meses se puede adquirir una competencia B2 suficiente para trabajar” (oído en TV): Esto es una venta de humo a precio de caviar beluga en toda regla y merece toda mi condena.

No puedo decirles mucho mas al respecto ya que no tengo mas tiempo. Saquen sus propias conclusiones. Me esperan para preparar la prominente visita de mañana. Por cierto, el evento tendrá lugar en el Aula Magna asi que dirijansé alli. Pónganse su traje de los domingos.

Les va a gustar.

René D.

Fuente: berlunes.com

Dpto. de Alemán

EOI de Roquetas de Mar.

Etiquetado con: , , , , , , , , , , , , ,