Hallo Deutschland! Una española en Frankfurt: Algunas diferencias entre España y Alemania

Hace unas semanas recibí un comentario de Natalia Pérez de Herrasti al post que escribí llamado “Qué espero de Alemania. Mis miedos sobre Alemania”. Ella me aconsejaba que intentara quedarme con lo mejor de cada una de las dos culturas y también me decía que había escrito un libro sobre este tema, “Gramática de la cultura . Estilos de conversación. La experiencia hispano-alemana”.

Dos días atrás adquirí este libro a través de amazon.de y me lo he leído en un momento . Creo que ha sido una buena inversión porque hay cosas que parecen tonterías pero al cambiar de cultura se pueden convertir en un problema.

Estoy bastante de acuerdo con los estereotipos que los alemanes tienen de los españoles (aunque el libro habla también de los hispanos, pero yo me centraré en los españoles porque eso es lo que soy y lo que conozco). De hecho, esos estereotipos creo que se cumplen, lo que no quiere decir que todas las personas sean así. Por ejemplo, los alemanes dicen que los españoles solo hablan de temas superficiales. Yo, como española, y más como canaria (los canarios en algunas cosas estamos más cerca de los latinoamericanos que a los españoles peninsulares) siempre me he quejado de lo difícil que es a veces mantener una conversación que no sea de temas sin importancia. Soy española como la que más, pero siempre he echado en falta esto. Por supuesto que me he encontrado con personas con las que se puede tener charlas maravillosas y muy profundas pero, como digo, no es la generalidad de la población. Los alemanes consideran que para nosotros los debates son batallas donde siempre debe haber un ganador y un vencedor pero donde no cabe un diálogo donde las personas puedan escuchar a los demás y reflexionar sobre lo que se dice.

Hay que tener muy claro que la sociedad alemana se basa en el individuo mientras que la española, y la hispana en general, se basa en la colectividad. No quiere decir esto que sean egoístas, no, es, simplemente una sociedad individualista donde el individuo está por encima de todo y la libertad del mismo es algo muy importante. Esto está relacionado con la dificultad que tenemos en España para decir “no”, como se comentará posteriormente.

Una cosa importante y que a muchas personas les puede resultar muy difícil acostumbrarse es la distinta concepción de familia que tenemos. Para nosotros es importante el contacto diario (o casi) con nuestros padres o hermanos…incluso en algunas familias se tiene mucho contacto con tíos y primos. En cambio en Alemania las familias son nucleares y desde que cada hijo tiene su propia familia, su “nueva familia” es su pareja y sus hijos si los tuviere. La verdad es que yo tengo mucho contacto con mi madre…soy la típica que cuando estoy en el trabajo llamo por el móvil a mi madre y cuando mi padre vivía él siempre me llamaba a primera hora y si algún día no me llamaba yo me preocupaba. Así que en Alemania tendré que olvidar esa costumbre puesto que allí no es normal. Pero bueno, siempre se enviar un what´s up a la hora de comer No es cuestión de dejar de ser una como es, ¿no?

En el libro se dice también que muchas veces los vecinos no te saludan (si llegan a hacerlo) hasta pasado mucho tiempo desde que empiezas a vivir en una comunidad. Respecto a esto tengo que decir que depende de donde vivas en España te puede resultar chocante o no. Durante un par de años viví en un edificio en Madrid que era totalmente impersonal. Vivíamos muchísima gente sola en el mismo pasillo pero te cruzabas con ellos y raro el que saludaba. Yo a la primera saludaba pero cuando veía que aquel vecino/a no me contestaba no volvía a saludarle más. Reconozco que no era agradable porque en caso de un apuro no tenía a quien recurrir pero es el precio que hay que pagar por el anonimato. En cambio también he vivido en comunidades de vecinos donde el conserje controla todo lo que sucede y los vecinos que no te conocen desde que te ven el primer día que te ven quieren saber todo de ti. Esta situación me incomoda aún más pues no me gusta que la gente sepa demasiado de mi vida. Solo la gente con la que quiero compartir mi vida tienen derecho a saber pero no cualquiera por vivir puerta con puerta. Así que supongo que en este sentido me sentiré cómoda en Alemania.

A los alemanes una de las cosas que no les gusta nada de nosotros es la falta de compromiso que tenemos. Por ejemplo, cuando ves a alguien y dices “ya nos veremos” y al final nunca llamas para quedar. Realmente es una frase sin contenido en español, es algo así como una forma de cortar una conversación pero claro, los alemanes se lo toman todo al pie de la letra y no lo entienden. Por ello el alemán es un idioma muy práctico, no como el español, en el que puedes usar circunloquios e incluso necesitar muchas veces leer entre líneas. En alemán no, lo que es, es. Si es “no” es “no” y nadie se enfada por ello. En cambio a los españoles…¡uf! ¡Cuesta muchísimo decir no! Muchas veces cedemos y no decimos “no” por no quedar mal o por no “fastidiar” al grupo cuando el resultado al final es negativo para la persona ya que muchas veces se ve que durante mucho tiempo (o durante toda su vida incluso) ha hecho muchas cosas simplemente por agradar o no molestar a los demás sin recordar que el primero en cada una de nuestras vidas debe ser uno mismo. De esto podría hablar largo y tendido pero ya me saldría un poco del tema…

Para terminar quiero destacar lo que más me ha chocado del libro de Natalia Pérez de Herrasti y es el caso de una mujer española que tiene una hija alemana criada en Alemania. Madre e hija tienen problemas de convivencia y comunicación porque la madre no se ha integrado suficientemente en la cultura alemana y le pide a la hija ciertas cosas que, como alemana, culturalmente, no las puede hacer.

Está claro que debemos integrarnos en la nueva cultura, pero integrarnos es aprender lo nuevo sin olvidar de donde venimos. Solo así podremos conseguir el verdadero enriquecimiento cultural que implica vivir fuera de tu país de origen.

Fuente: Una española en Frankfurt

Dpto. de Alemán

EOI de Roquetas de Mar.

Etiquetado con: , , , , , ,